Extraño en mi propia casa

Extraño en mi propia casa

¿Qué tal van las cosas en casa?, ¿cómo está el ambiente?.

Pueden ser muy diferentes situaciones, como te sientas dentro de tu entorno familiar. Hoy quería hablar de esto, ¿Te apetece?

Esta claro que cada uno tenemos unas circunstancias en casa, no se puede generalizar, por eso habrá algunas cosas que te resuenen y otras que no vayan contigo, quedate con lo que te valga, ¿vale?.

Hay días en los que no apetece hablar con nadie, otros en lo que te meterías en una burbuja para no salir, lo cierto es que es difícil a no ser que no vivas con nadie. Puede ser muy dañino, tendríamos que diferenciar entre buscar momentos de soledad o intimidad (todos los necesitamos), que aislarte en el entorno. Este es un tema más complejo, si te apetece lo hablamos otro día.

Las familias pueden ser más grandes o más pequeñas, mas ruidosas o mas discretas, lo que esta claro es que la tuya es esa en la que has crecido y has tenido un entorno seguro, aunque, esto no siempre es así, no podemos imaginar que todos tenemos un entorno seguro en el que hemos crecido rodeados de amor, confianza y apoyo.

Ahora que has crecido, puede que esa química que existía con tu madre o con tu padre, tal vez con alguno de tus abuelos, es posible que sientas que no te entienden como lo hacían, que te juzgan o preguntan demasiado y te dan vergüenza algunas preguntas o no sientes la confianza para hablarles de algunos temas.

Lo cierto es que esas personas que para ti eran de confianza siguen ahí, también se tienen que adaptar a los cambios y comprender que ha pasado el tiempo, tus intereses han podido cambiar e incluso tu forma de comportarte puede ser diferente.

Tal vez, puedas tomar tu la iniciativa, cuando sientas que necesitas hablar, puedes empezar con temas más generales y cuando te sientas a gusto, abordar esa preocupación o inquietud.

Lo cierto es que esas personas que para ti eran de confianza siguen ahí.

También se tienen que adaptar a los cambios y comprender que ha pasado el tiempo, tus intereses han podido cambiar e incluso tu forma de comportarte puede ser diferente.

Tal vez, puedas tomar tu la iniciativa, cuando sientas que necesitas hablar, puedes empezar con temas más generales y cuando te sientas a gusto, abordar esa preocupación o inquietud.

Es importante que encuentres esa persona de confianza que complemente tu grupo de confianza, con la que puedas hablar y compartir lo que te apetezca, seguro que alguien de tu familia es esa persona, esos oídos dispuestos a escuchar, con ese abrazo preparado para ti.

Y a ti, ¿te ha pasado esto?¿te has sentido extraño dentro de tu propia casa?¿has sentido que se perdía la confianza?

Y a ti que encontraste a esa persona, ¿cómo te hace sentir?¿te da seguridad?¿te sientes a gusto?.

Si te apetece compartir tu experiencia puedes hacerlo aquí, en el foro o en las redes, estaremos encantados de escucharte.

Te mola. Te vale

Con todo esto he intentado pintarte un poco más detallada la información, hay muchas más cosas de las que hablar, y si te apetece, ya sabes donde encontrarme.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *